//
estás viendo...
Comunicación, Verdad y Justicia

Hackatón por la verdad, la memoria y la justicia

En 1993 me recibí formalmente de periodista cuando egresé de TEA, luego de varios años intentando descubrir qué era el periodismo: si acaso era la mera descripción de un hecho “relevante” o si se trataba de una forma de expresar lo que uno ve, siente y observa como una forma particular de intervenir en la sociedad.

Pero los ’90 fueron años muy difíciles, sobre todo para los medios de comunicación y sus trabajadores. El neoliberalismo no sólo se cargó la libertad de expresión (matando a Cabezas y a Bonino, aplicando la figura del desacato o la mordaza, entre otras medidas draconianas) sino que también achicó empresas, dio via libre a los pull de medios y sus esquemas re-producción de información centralizados y pauperizó el salario y las condiciones de trabajo en las redacciones. Contar noticias fue durante años equivalente a vender escándalo y show de culos y tetas.

Trabajé donde pude y como pude, alternando mi militancia en DDHH con algunas pocas colaboraciones. Llegué a la redacción de La Razón para armar el sitio en internet (1996). Años más tarde me contrató El Sitio -la primer punto com argentina en cotizar en el NASDAQ- para editar tapas y planificar un proto-canal de noticias (1998). En paralelo hacía aquello que en las empresas no podía; colaboraba en construir la primer red de DDHH en internet con Derechos.org y el equipo Nizkor (1996) conectando defensores y organismos de DDHH de todo el mundo para intercambiar conocimiento y documentos, diseñando campañas en internet como la del aniversario por los XX años del golpe de Estado o el aluvión de mails de todo el mundo al Congreso por la derogación de las leyes de impunidad en 1996, o formulando dentro de Amnestía Internacional -organización en la que milité casi 15 años- los primeros esquemas de redes sociales de activistas por los derechos humanos (1997), construyendo webs y campañas como la de Sebastián Bordón (1997) o Natalia Melmann (2001), organizando el centro de documentación online del 20 de diciembre de 2001 en la Legislatura Porteña, entre muchas otras experiencias.

Me decían que eso no era periodismo.

Participar en el Hackatón por la verdad, la memoria y la justicia, ayudando a diseñar una herramienta web de análisis de documentos -principalmente de DDHH-, fue un verdadero privilegio. Porque allí estuvimos la generación de los hijos de la dictadura, periodistas, activistas y programadores, pensando colectivamente un desarrollo que permita recuperar y ordenar la información necesaria para esclarecer el genocidio de la última dictadura argentina; pero también, construyendo una herramienta libre y abierta para que en el futuro pueda esclarecerse rápidamente cualquier violación a los derechos humanos.

HackHackers en Tecnópolis

Anuncios

Acerca de pollatos

Una melange entre DDHH y TICs

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Si querés recibir las actualizaciones que cada tanto hago de este blog, poné tu mail.

Únete a otros 485 seguidores


Una melange entre Derechos humanos y TICs

Member of The Internet Defense League

A %d blogueros les gusta esto: